Sábado, abril 20, 2024
Inicio MIRADA Asalto a la subcomisaría de Arroyo Leyes: sobreseyeron al electricista que estuvo...

Asalto a la subcomisaría de Arroyo Leyes: sobreseyeron al electricista que estuvo dos meses preso porque se equivocaron de persona

Esta nota fue publicada en Aire Digital

Una semana después de que la Corte Suprema de Justicia de la Provincia confirmara el sobreseimiento del bioquímico Alfredo Sadonio -detenido por error como supuesto responsable del asesinato del empresario Hugo Oldani en febrero de 2020-, en la mañana de este miércoles se produjo en los Tribunales santafesinos una situación similar: esta vez, sobreseyeron al electricista Luis Alberto Leguizamón, a quien lo confundieron con otra persona y lo mantuvieron encarcelado durante dos meses por el asalto a la Subcomisaría de Arroyo Leyes, ocurrido en noviembre del año pasado.

Luis Alberto Leguizamón y su hijo estuvieron detenidos por error. En la mañana de este miércoles esperaban un pedido de disculpas, que nunca llegó.

Luis Alberto Leguizamón y su hijo estuvieron detenidos por error. En la mañana de este miércoles esperaban un pedido de disculpas, que nunca llegó.

Según relató a AIRE el abogado defensor, Gabriel Luna, Leguizamón esperó infructuosamente un pedido de disculpas de los fiscales Rosana Peresin y Manuel Cecchini, quienes en noviembre pasado ordenaron la detención del electricista luego de evaluar los datos suministrados por la Agencia de Control Policial de Santa Fe.

Sin embargo, “los fiscales abandonaron rápidamente la sala de Tribunales. Evidentemente, estaban desesperados por terminar con este tema”, dijo Luna.

El que sí escuchó al electricista esta mañana fue el juez Patrizi. Según Luna, el magistrado le dijo a Leguizamón que el sistema permite que los casos pasen de un juez a otro y que, por ese motivo, resulta difícil “estar al tanto de cuestiones particulares”.

Leguizamón estuvo preso durante dos meses -entre el 21 de noviembre de 2022 y el 17 de enero de este año- y debió esperar tres meses y medio más hasta ser definitivamente desvinculado con la causa.

Todo indica que los fiscales Peresin y Cecchini, quienes ya habían archivado el caso de Leguizamón, no apelarán el sobreseimiento y esta medida quedará firme en pocos días.

Diferente fue la situación de Sadonio. A pesar de los errores cometidos y reconocidos desde el Ministerio Público de la Acusación, el fiscal Gonzalo Iglesias se opuso una y otra vez a que el bioquímico fuese sobreseído, hasta que finalmente la Corte dio por cerrada la causa. La espera del sobreseimiento definitivo para Sadonio se prolongó durante dos años y cuatro meses después de su detención, ocurrida el 29 de diciembre de 2020.

Tres tiros, un perro muerto y una familia en shock

El 21 de noviembre de 2022, las vidas de Luis Alberto Leguizamón y del resto de su familia cambiaron para siempre. Alrededor de las seis de la mañana, este electricista de 44 todavía dormía en su casa de barrio Villa Hipódromo, cuando tres disparos y fuertes golpes sobre la puerta lo despertaron y provocaron el lógico sobresalto.

Efectivos de la Agencia de Control Policial (ex Asuntos Internos) irrumpieron en la vivienda. Primero, mataron al perro de la familia, un pitbull que tenía algo más de nueve años. Luego, preguntaron si allí vivía Leguizamón.

Los efectivos de la Agencia de Control Policial que detuvieron a Leguizamón, irrumpieron a los tiros y mataron al perro de la familia.

Los efectivos de la Agencia de Control Policial que detuvieron a Leguizamón, irrumpieron a los tiros y mataron al perro de la familia.

A partir de ese momento se inició el verdadero calvario que terminó con este electricista encarcelado durante dos meses, como sospechoso de haber integrado la banda de delincuentes que había asaltado la Subcomisaría de Arroyo Leyes, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Santa Fe.

“Se equivocaron. Se equivocaron de casa, es un error”, les gritaba el electricista, según relató en el programa Creo, que se emite cada mañana en Aire de Santa Fe. Pero todo fue inútil.

Leguizamón padece de problemas cardíacos: “Primero me tuvieron en la comisaría novena, donde no me dejaban pasar los medicamentos, hasta que mi abogado hizo el reclamo. Estuve ahí 15 días, y entonces la Policía me dijo que iba a ser trasladado a la Alcaidía”.

“Yo preguntaba por qué, por qué… Junté las pocas cosas que tenía, que eran una bolsita con dos o tres remeras y un colchón, y me trasladaron a la Alcaidía… Eso fue lo peor de lo peor, era una piecita de uno por uno, con una cama de hierro y un inodoro. Ahí estaba con otra persona y me agarró un pico de presión. Me llevaron de urgencia con un ataque cardíaco al hospital Cullen”, recordó Leguizamón.

Allí estuvo un par de días. Regresó a la Alcaidía y, entonces, lo llevaron al hospital Protomédico para realizarle estudios que no arrojaron buenos resultados: “Tenés que tomar todos tus medicamentos y dos litros de agua por día, me dijeron. ¿Pero cómo iba a tomar agua, si no había agua?”, preguntó.

Como el estado de salud de Luis no era bueno, resolvieron alojarlo en la Cárcel de Las Flores, donde hay atención médica permanente: “Estuve ahí. Pasé las fiestas sin ver a mi hija, a mi señora, yo tengo una bebé de tres años”.

Luego de dos meses, Luis Alberto recuperó la libertad.

En estos momentos, otro Luis Alberto Leguizamón se encuentra detenido por la causa del asalto a la subcomisaría del Leyes.