Sábado, abril 20, 2024
Inicio LA RADIO Caso Oldani: la Justicia rechazó que los acusados solo paguen multas y...

Caso Oldani: la Justicia rechazó que los acusados solo paguen multas y hagan tareas comunitarias

Aquella noche, policías apagaron las cámaras de seguridad que apuntaban hacia Oldani Turismo. Las volvieron a prender al día siguiente.

Aquella noche, policías apagaron las cámaras de seguridad que apuntaban hacia Oldani Turismo. Las volvieron a prender al día siguiente.

El fiscal general Martín Suárez Faisal ya se había opuesto al pedido de los defensores, a partir de tres argumentos centrales:

  • Existe otra causa conexa en la que aparecen imputados la fiscal Cristina Ferraro, policías y allegados al círculo íntimo de Oldani –Diego Marcos MederaJosé Luis Hernández y Virginia Venetucci, por entonces tambén abogada de la Policía de Santa Fe-. El fiscal considera conveniente unificar ambos trámites y, la suspensión del juicio en el caso de la cueva financiera, hubiese entorpecido la posibilidad de avanzar en el esclarecimiento las responsabilidades de los imputados en la segunda causa.
  • La fuerte repercusión pública y el interés por esclarecer si, efectivamente, se cometían delitos en Oldani Turismo y se cometieron otros ilícitos en el marco de la investigación inicial.
  • La imposibilidad de calcular posibles multas para los acusados, porque no existen datos suficientes como para establecer los montos de las posibles operaciones ilegales. Tampoco es posible determinar cuánto dinero había en las oficinas de Oldani Turismo el día del asesinato del empresario, ya que los familiares se llevaron del lugar más de 1 millón de dólares y más de 3 millones de pesos, pero impidieron que se abriera una caja fuerte. Además, se sospecha que también hicieron desaparecer documentación que pudo haber resultado clave en este caso.
El fiscal Martín Suárez Faisal fue el primero en oponerse a la suspensión del juicio en el caso de la posible existencia de una cueva financiera en Oldani Turismo.

El fiscal Martín Suárez Faisal fue el primero en oponerse a la suspensión del juicio en el caso de la posible existencia de una cueva financiera en Oldani Turismo.

Sutter Schneider plantea que “debe ser respetada” la posición del fiscal Suárez Faisal, que solicita la acumulación de la causa que investiga la posible existencia de una cueva financiera (intermediación financiera no autorizada), con el caso en el que se intenta determinar si existió encubrimiento por parte de la fiscal Ferraro, policías, Medera, Hernández y la abogada Venetucci.

Tal como revelara AIRE, durante la misma noche de aquel 20 de febrero y a poco de confirmarse el fallecimiento de Oldani, la hija del empresario, su esposo, una empleada de la empresa, otro hombre y una abogada de la policía, ingresaron al local ubicado en la Galería Rivadavia y salieron portando cajas, bolsos y mochilas.

Todo sucedió mientras la fiscal Ferraro estaba en la misma galería. Previamente, la fiscal que les había permitido ingresar a las oficinas e, incluso, había aceptado la condición de que no hubiesen testigos imparciales de la escena del crimen en los primeros momentos de la investigación.

Con respecto al posible pago de multas para evitar el juicio, el juez recuerda en su resolusión que, “aunque pueda resultar de toda obviedad, para conocer el monto del mínimo de la multa a abonar, resulta necesario establecer el valor de las operaciones realizadas por las que se requirió el enjuiciamiento” de los imputados. Sin embargo, no existen en estos momentos de las investigaciones elementos suficientes como para cuantificar estas operaciones posiblemente delictivas.

Según el fiscal federal Walter Rodríguez, encargado de la primera etapa de las investigaciones, existen elementos suficientes como para probar la existencia de una cueva financiera en las oficinas de Oldani Turismo.

Rodríguez llegó a la conclusión de que en Oldani Turismo se desarrollaron cuatro tipos de maniobras delictivas.

  • Obtención de dinero otorgado por terceros a favor de Hugo Ernesto César Oldani por tiempo determinado, a cambio de una tasa de interés y con la posibilidad de renovación.
  • Búsqueda de tenedores de cheques con voluntad de cederlos a cambio de dinero líquido que se entregaba a plazo (5 días) y condicionado a acreditación bancaria (con aplicación de multa en caso de rechazo), a quienes Oldani les descontaba un porcentaje.
  • Colocación de los recursos financieros obtenidos de tres maneras: préstamos inmediatos como “rueda de auxilio” a favor de terceros; préstamos de dinero con aplicación de intereses garantizado con la entrega de cheques propios del tomador; y préstamos de dólares estadounidenses cuya devolución se pactaba en cuotas mensuales.
  • Utilización del mecanismo en virtud del cual particulares ingresan divisas al país o las transfieren al exterior, a cambio de una comisión de servicio calculado sobre el monto de la operación.

Preocupados por el dinero

En el marco de estas dos causas -la que investiga la supuesta cueva financiera y la que intenta determinar si se intentó encubrir este delito- aparecen distintos elementos de prueba.

Entre ellos, conversaciones telefónicas y mensajes de Whatsapp entre algunos de los imputados que revelan la preocupación por la existencia de más de 1 millón de dólares y más de 3 millones de pesos aquel día en Oldani Turismo.

El dinero que había en las oficinas de Oldani Turismo, desapareció y nunca se supo cuál fue su destino.

El dinero que había en las oficinas de Oldani Turismo, desapareció y nunca se supo cuál fue su destino.

Una de las conversaciones se dio entre el yerno de Oldani y otra integrante de la familia que también trabajaba como empleada en esa empresa: “Algo tenemos que hacer para que no vean todo atrás, o sea como para no empeorar la situación”.

A continuación, se transcriben los contenidos de algunos de esos audios.

– “Si Chino -sobrenombre del yerno de Oldani-, yo estaba camino al Cullen pero le pregunté a la Virgi -Virginia es el nombre de la hija del empresario asesinado- que donde me necesiten yo voy, si vos necesitás que vaya a la oficina voy a la oficina… no… paro para allá, paro para ahí, voy en camino… así que… paro ahí primero y cualquier cosa después seguiremos al Cullen, avisame cualquier cosa que sepas del Hugo”.

– “Y la Moni y la Jose fueron al Cullen, yo estoy acá en la galería y la policía seguramente va querer entrar, este… y algo tenemos que hacer para que no vean todo atrás, o sea como para no empeorar la situación”.

– “Fijate si encontrás la llave del Hugo por ahí, para meter todo lo que puedas en la caja fuerte y cerrala con llave y de última la llave de la caja fuerte no la tiene nadie como para que no vean más nada y sino, nosotros lo que hacemos para esconder a veces es meterla en cajas de archivos, como para que no se sepa que es plata, que son papeles de los que tenemos archivado… eh… si podés algo de eso, si no yo estoy yendo, no creo que me dejen… no creo que me dejen… que nos dejen sacar nada, pero por lo menos escondemos. Ya, ya llego, en 10 minutos llego”.

En otra conversación, el esposo de la mujer familiar de Oldani y empleada de la empresa dicen: “Hay que sacar esta noche todos los dólares… porque mañana traen una orden”.