Martes, noviembre 29, 2022
Inicio MIRADA Ofrecen motos en las redes, atraen clientes y los esperan dispuestos a...

Ofrecen motos en las redes, atraen clientes y los esperan dispuestos a matar

Esta nota fue publicada en AIRE DIGITAL.

Los casos se reiteran como si estuvieran casi calcados. Las víctimas llegan desde distintos puntos del país a la ciudad de Santa Fe para comprar motos que se ofrecen a través de redes sociales, pero al arribar a esta capital se encuentran con violentos delincuentes que no dudan en disparar a matar.

Lautaro Leandro tenía 21 años, llegó a Santa Fe para comprar una moto y terminó asesinado en barrio Coronel Dorrego.

Lautaro Leandro tenía 21 años, llegó a Santa Fe para comprar una moto y terminó asesinado en barrio Coronel Dorrego.

Entre el 13 de agosto y el 18 de septiembre -apenas 36 días-, cinco rosarinos, tres cordobeses y cuatro vecinos del Gran Buenos Aires sufrieron las consecuencias de cuatro asaltos con características similares. Una de las víctimas no logró salir con vida: Lautaro Leandro tenía 21 años, le encantaba el rap y el último domingo viajó hasta Santa Fe para comprar la moto que tanto quería. Llegó junto a otras tres personas, pero en barrio Coronel Dorrego lo esperaba la muerte.

En lugar de encontrarse con los supuestos compradores de una moto, se topó con un par de delincuentes. Uno de ellos, no dudó en gatillar su arma de fuego. Una bala impactó en la nuca de Lautaro, quien falleció pocas horas después en el Hospital Cullen.

“Hace como 15 días que quería venir, le insistíamos con la mamá que no lo hiciera. El viaje se pospuso hasta que lamentablemente se concretó. Mi hijo se bajó y cuando advirtió que las intenciones no eran convenientes le pegó un grito a su hermano, que estaba al volante, para que se fuera. Él salió corriendo y le tiraron dos tiros: uno a la cabeza y el otro pegó en la Playstation que traía como parte de pago”, relató el papá de Lautaro poco antes de que se confirmara el fallecimiento de su hijo.

Los puntos en común en estos casos son evidentes: las víctimas llegan desde otras ciudades y no conocen Santa Fe, vienen atraídos por supuestas ventas de motos que se ofrecen en redes sociales, y cuando llegan se encuentran con delincuentes dispuestos a todo. Tres de los cuatro casos registrados durante los últimos 36 días se produjeron en Villa del Parque y a pocos metros de distancia; el último, en barrio Coronel Dorrego.

Hasta las primeras horas de la mañana de este jueves, en el Ministerio Público de la Acusación no se había dispuesto que las investigaciones de estos cuatro hechos estuvieran unificadas en uno o más fiscales. Sin embargo, no se descartaba la posibilidad de que se tome esta decisión debido a la similitud de los hechos y la proximidad geográfica de al menos tres de los últimos asaltos.

Llegaron desde Rosario y terminaron baleados

El primero de estos cuatro asaltos se produjo el sábado 13 de agosto, cuando tres hombres llegaron a Santa Fe desde la ciudad de Rosario para comprar una moto que se ofrecía en redes sociales

Después de contactarse por Whatsapp un par de veces con el supuesto vendedor y de que éste les enviara fotos de la moto, de la cédula verde y la patente; fueron citados a un domicilio en Pasaje Irala y José Díaz, barrio Villa del Parque, a pocas cuadras de la cancha de Unión. Al llegar al lugar, los recibió un joven que dijo ser hijo de la persona que los había citado y los hizo aguardar en la vereda.

Pero mientras estaban aguardando al supuesto vendedor, llegaron dos hombres en una moto. Uno de ellos bajó del vehículo con un arma y les exigió la entrega del dinero que traían para la compra. Sin mediar palabra, los tres compradores se subieron a la camioneta en la que habían llegado para escapar de la situación, pero uno de ellos recibió un disparo en la pierna.

El balazo le provocó una lesión importante por la que perdió gran cantidad de sangre. Debió ser intervenido quirúrgicamente y los médicos del Hospital Cullen lograron salvarle la vida.

Otra vez, dos rosarinos asaltados en Santa Fe

El sábado 10 de septiembre pasado se produjo otro asalto a personas que llegaron desde Rosario para la supuesta compra de una moto en Santa Fe.

Nuevamente, la moto había sido ofrecida a través de redes sociales y los delincuentes volvieron a citar a sus víctimas en Villa del Parque, más precisamente en Pasaje Irala al 4500, a pocas cuadras de la cancha de Unión.

Los compradores -de 28 y 34 años-, llegaron a esta capital en una camioneta y, además de dinero en efectivo, traían otra moto que iban a entregar como parte de pago.

Sin embargo, al llegar al lugar acordado y mientras esperaban a los vendedores, fueron interceptados por dos hombres armados que se llevaron el dinero en efectivo, la moto que iba a ser entregada, las llaves de la camioneta y la documentación de ambos vehículos.

El turno de los cordobeses

Tres días después del asalto a los dos rosarinos, el pasado martes 13 se produjo otro hecho de similares características. Esta vez, las víctimas llegaron desde la provincia de Córdoba, para comprar una moto que se ofrecía a través de Facebook.

Las víctimas volvieron a ser citadas en una esquina de Villa del Parque -Padre Catena y Justicia-, pero al llegar al lugar se encontraron con tres hombres armados que se conducían en una moto. Les robaron 600.000 pesos, documentación, un parlante, cuatro celulares y hasta dos equipos de mate que traían en bolsos de cuero.

Desesperados por lo que acababa de suceder, los cordobeses buscaron ayuda en la zona. En López y Planes y Pasaje Irala encontraron a efectivos de la Policía Comunitaria y les contaron lo ocurrido. Los policías los acompañaron hasta la Comisaría Sexta donde radicaron la denuncia del robo.

Una de las víctimas habló este jueves con AIRE: “Acompañé hasta Santa Fe a un amigo para que comprara una moto Tornado. El supuesto vendedor nos había mandado fotos de la moto, del título del rodado, del dominio y hasta la verificación policial. Habíamos quedado en vernos en una estación de servicio porque nosotros no conocemos la ciudad. El muchacho accedió, pero dijo que no iba a llevar los papeles a la estación”.

El relato continuó: “Accedimos a último momento. Nos pidió que fuéramos a su casa porque supuestamente estaba solo con los hijos. Cuando llegamos a Pte. Perón y Padre Catena -otra vez, Villa del Parque- nos metieron en una cortada y cayó otra moto con dos personas. Los tres sacaron armas. Nos pidieron la plata. Como yo me movía, uno le gritó “tirale”. Entonces les dijimos que la plata estaba en la mochila. La cargaron con el equipo de música del auto y se fueron”.

Cuando este vecino de la provincia de Córdoba llegó a la comisaría, recordó que podía rastrear su teléfono -que también habían robado-: “Me dijeron que tenía que ir la PDI. Pero cuando llegamos a nuestro pueblo pude rastrear todo el recorrido que hicieron -después del robo-. Apagaron el celular a cinco cuadras de la comisaría y el teléfono marca que está en la cárcel de Santa Fe”.

El peor final para Lautaro

Como en cada uno de los casos relatados, las armas de fuego volvieron a estar presentes este domingo en barrio Coronel Dorrego, cuando supuestos vendedores de una moto acabaron con la vida de Lautaro Leandro, el joven que llegó desde Villa Fiorito y terminó con una bala en su cabeza.

Cerca de las 15.30 de ese día, Lautaro arribó desde Buenos Aires junto a otras tres personas a la ciudad de Santa Fe. Se dirigieron a Juan Larrea al 1600, donde habían sido citados. Sin saberlo, se encontraron cara a cara con un par de criminales.

Cuando Lautaro percibió que se trataba de una trampa, les gritó a sus amigos para que huyeran del lugar. Pero mientras corrían hacia el auto en el que habían llegado, uno de los delincuentes sacó su arma y efectuó dos disparos. Pocas horas después, Lautaro falleció en el Hospital Cullen. Los delincuentes se llevaron el dinero en efectivo y la PlayStation que traían como parte de pago.

Quebrado por la tragedia, el papá de Lautaro contó que su hijo amaba el rap y que, durante la semana en que encontró su muerte, tenía previsto registrar sus primeros temas.

Por la muerte de Lautaro, la policía detuvo a un joven de 21 años. Cuando los agentes que llegaron al lugar de los hechos, los vecinos les indicaron quién sería el autor del disparo fatal.