Miércoles, junio 29, 2022
Inicio MIRADA El dilema peronista: ¿cómo enfrentar a una oposición unida en Santa Fe?

El dilema peronista: ¿cómo enfrentar a una oposición unida en Santa Fe?

Este informe fue publicado en Aire Digital.

Hasta ahora parecía apenas una entelequia. Sin embargo, el pasado jueves cinco partidos opositores que pertenecen a distintos espacios de la política santafesina confluyeron en la firma de un documento público y, entonces, dieron la primera señal de que la construcción de un gran frente que compita contra el peronismo en las próximas elecciones es posible.

Mientras tanto, el socialismo se encuentra atravesado por este debate que no es nuevo -sumarse o no a un posible gran frente opositor-, pero que desde el fallecimiento de Miguel Lifschitz se convirtió en el núcleo de las discusiones internas.

Los peronistas sabían que en algún momento esto iba a pasar. De hecho, hace rato que los distintos sectores del justicialismo santafesino comenzaron a dar los primeros pasos para tender puentes, luego de dos años en los que las diferencias quedaron expuestas de manera descarnada.

Desde el inicio de la gestión de Omar Perotti, los enfrentamientos con el sector que lidera el senador Armando Traferri y que conforma gran parte del peronismo en el Senado se hicieron evidentes. Sin embargo, desde hace algunos meses unos y otros intentan un acercamiento que contribuya a cerrar o, al menos, a disimular heridas profundas.

No se trata de un hecho casual: la posibilidad cierta de que la oposición conforme un gran frente electoral puso en alerta el peronismo territorial. En las próximas elecciones, el justicialismo pone en juego mucho más que la Gobernación de Santa Fe. Un peronismo desunido solo podría esperar una derrota.

Pero mientras existen evidentes esfuerzos para cerrar esta grieta, otro frente de conflicto interno surgió a partir de las últimas elecciones legislativas, cuando quedaron expuestas las diferencias entre el gobernador y el sector que en la provincia lidera Agustín Rossi.

La conformación de las listas de candidatos generó tal nivel de desgaste que, incluso, arrastró a la política nacional cuando Cristina Fernández y al presidente Alberto Fernández terminaron abiertamente involucrados en la interna santafesina.

Como un verdadero efecto dominó, el acercamiento de distintos partidos opositores profundiza el debate interno en el peronismo provincial sobre cuál será la mejor estrategia electoral para enfrentar el año próximo al posible frente ampliado o frente de frentes que comienza a dar sus primeras señales.

¿Cuáles son las alternativas?, ¿de qué manera dar los primeros pasos para cerrar las grietas internas que el peronismo de Santa Fe dejó en evidencia?, ¿cómo enfrentar con posibilidades ciertas a una oposición que avanza hacia una posible unidad electoral en 2023?

Ricardo Olivera, el presidente del PJ que piensa en una nueva generación de dirigentes

El presidente del peronismo santafesino fue, en gran medida, una de las claves que hicieron posible la unidad del justicialismo provincial que permitió arrebatarle el poder al Frente Progresista en 2019 y llevar a Omar Perotti hacia la Casa Gris.

Ricardo Olivera sabe que la tarea de unificar al partido no será sencilla mientras se gobierna, pero insiste en que la unidad resulta imprescindible para garantizar un grado real de competitividad en 2023.

Ricardo Olivera insistió en que el peronismo no puede ganar una elección sin unidad y dijo que es hora de pensar en una nueva generación de dirigentes.

Ricardo Olivera insistió en que el peronismo no puede ganar una elección sin unidad y dijo que es hora de pensar en una nueva generación de dirigentes.

“Las heridas fueron más profundas durante las últimas elecciones, pero apuesto a las generaciones intermedias de dirigentes. Los cabezones tienen un rol diferente y por momentos caen en peleas más profundas, pero los de más abajo pueden ir construyendo la unidad”, afirmó Olivera al ser consultado por AIRE.

– ¿Quiénes son “los de más abajo”?, fue la pregunta obligada.

– “Hay dirigentes importantes que deben ganar terreno, como los (Eduardo) Toniolli, (Celia) Arena, (Leandro) Busatto, (Roberto) Mirabella y otros que seguramente no están en esta lista pero que tienen una mirada distinta de la realidad”.

Mirabella sostuvo que “todos tienen claro que esto se resuelve construyendo unidad más alla de las diferencias y resolviendo la situación en las Paso”.

El presidente del PJ santafesino advirtió: “Tenemos que ir superando nuestras diferencias de alguna forma o se nos va a complicar mucho en 2023. Lo bueno, en todo caso, es que a nosotros hasta ahora no nos ha afectado demasiado la pelea nacional -entre Alberto Fernández y sectores vinculados con Cristina-. Es un tema que no aparece en las reuniones del peronismo provincial, ni entre intendentes o presidentes comunales. Esto es un dato a favor, porque si se sumaran los problemas nacionales la situación sería todavía más difícil para el peronismo de Santa Fe”.

Olivera, como el resto de los peronistas, sigue con mucha atención el debate interno en el socialismo provincial: “Otro hecho positivo es que no veo al socialismo firmando esa declaración. Conozco bien a los dos espacios, y no concibo una alianza entre el socialismo y Juntos por el Cambio. No son ni buenos, ni malos; sino que son diferentes. Si esa alianza se diera -insistió- sería con el único objetivo de ganarnos a nosotros”.

Leandro Busatto piensa en puentes con el socialismo y con otros sectores

Hace tiempo que Leandro Busatto, actual diputado, cercano al sector que lidera Agustín Rossi y el único precandidato lanzado a la Gobernación de Santa Fe para 2023, viene insistiendo en la necesidad de que el peronismo de Santa Fe deje espacio a nuevas generaciones de dirigentes. Y frente a la posibilidad de una oposición unida, no tiene demasiadas dudas sobre cuál debería ser la estrategia.

Leandro Busatto ya lanzó su precandidatura a gobernador para 2023.

Leandro Busatto ya lanzó su precandidatura a gobernador para 2023.

“El peronismo tiene un solo camino, porque el país avanza hacia dos grandes polos: un polo conservador y otro progresista. En ese polo de centro-izquierda no alcanza con el peronismo para ganar. Si el frente de frentes se hace realidad, nosotros debemos hacer lo mismo pero en sentido inverso”, afirmó.

Para Busatto, “el peronismo tiene que abrir sus puertas a sectores que medianamente piensan lo mismo sobre valor del Estado, las paritarias, la salud pública, la educación, los jubilados. Incluso, sectores que han abonado al socialismo. Se trata de un gran acuerdo programático para que los santafesinos tengan una alternativa”.

Busatto está convencido de que en materia electoral no se pueden hacer cálculos estrictamente matemáticos: “Es un error pensar que se suman los votos radicales y los del PRO, porque hay pensamientos diferentes y una expresión política termina cancelando a la otra”.

“El socialismo ha tenido posiciones históricamente parecidas y otras diferentes a las nuestras. Habrá que ver si la historia nos permite construir con ellos un mínimo nivel de entendimiento o si se sienten más cómodos con la derecha argentina… Los peronistas siempre fuimos frentistas, el tema es con quiénes”, insistió.

Según Busatto, “es necesaria una renovación de nombres dentro del PJ santafesino por una cuestión etárea, pero también de visión. Tenemos que comenzar a plantear una provincia a 10 ó 20 años. Y esa ampliación de fronteras está en manos de las nuevas generaciones de dirigentes. Mi candidatura se inscribe en ese lugar”

“Cachi” Martínez, la mirada de un histórico del peronismo de Santa Fe

Desde el inicio de la gestión de Omar Perotti en la provincia, Oscar “Chachi” Martínez reclama ser tenido en cuenta a la hora de tomar decisiones. Al ser consultado sobre el escenario que se le plantea al peronismo de cara a 2023, afirmó: “Sigo insistiendo en la necesidad de entender que la situación exige la unidad en la diversidad y rescatar los valores de este proceso político que generó tantas esperanzas. Es necesario reconstruir ese estilo y esa forma en un sistema de coalición política que vuelva a convocar a todos los peronistas e, incluso, a sectores que hoy no están incluidos”.

Osca

Osca “Cachi” Martínez insisten en la necesidad de generar mayores espacios de diálogo desde el peronismo de Santa Fe.

“Necesitamos un peronismo convocante y que no se cierre en sí mismo, que busque puntos de coincidencias con otros sectores. Es imprescindible recuperar el entusiasmo que nos llevó al gobierno. El diálogo es fundamental, porque no pudimos construir una mesa donde discutir políticas públicas entre todos”, remarcó.

Martínez sostuvo que “siempre intentamos fortalecer la pata más débil del justicialismo, que es el diálogo”. Y reconoció: “Ahora hay una confrontación entre el gobernador y el sector de Agustín Rossi… Este es un tema que hay que superar”.

De la misma manera en que lo hicieron Olivera y Busatto, “Cachi” Martínez no dejó pasar la posibilidad de hacer referencia al socialismo: “Yo admiré y admiro el estilo de conducción de la provincia que tuvo Miguel Lifschitz, que representa la capacidad de diálogo que no han tenido otros gobierno provinciales. Tenemos que aprender, como también se debe entender que el Frente Progresista muy difícilmente pueda justificar ante su electorado llegar a las elecciones en unidad con el PRO”.

“Lifschitz era un defensor del federalismo y lo he visto bramar contra políticas que llevó adelante Mauricio Macri, como la eliminación del Fondo Solidario Sojero y la eliminación del Fondo Solidario al Transporte”, remarcó.